Apenas quedan un par unos días para que oficialmente estrenemos el otoño. Damos paso a una estación que, aspectos meteorológicos aparte, nos trae una amplia variedad de alimentos que podemos, y debemos, incluir en nuestra dieta completa y equilibrada.

Es ahora cuando empieza la temporada de calabazas, boniatos, higos, castañas, setas, mandarinas, caquis, granadas… y podemos aprovecharnos de sus mejores propiedades para afrontar los cambios físicos y mentales que se producen en esta época del año con la vuelta a la rutina.

A continuación, te desgranamos las principales propiedades nutricionales de algunos de estos alimentos:

Calabaza

La hortaliza por excelencia del otoño nos ayuda en la formación de glóbulos blancos, que son las defensas que el cuerpo necesita para no enfermar. Además, la calabaza ayuda en la producción de las enzimas reparadoras del organismo, además de ser rica en calcio y fósforo, esencial para los más pequeños de la casa.

Castañas

Un delicioso fruto seco que puede prepararse de varias formas, ya sea a modo de aperitivo o como base de ricas cremas o postres sorprendentes. Hablamos de un alimento con numerosos nutrientes y que nos aporta agua, carbohidratos complejos, fibra, vitaminas y minerales. Estos últimos componentes son esenciales para cuidar nuestro sistema nervioso y favorecer la salud cerebral.

Setas

Otras de las protagonistas del otoño y que cuentan con importantes efectos antivíricos que nos ayudarán con los primeros catarros y resfriados de la temporada otoñal. Por si fuera poco, los hongos son ricos en vitaminas del grupo B, esenciales cuando estamos cansados o nos falta energía, además de ser una buena fuente de potasio, yodo y fósforo.

Granada

Las ensaladas del otoño tienen un color especial gracias a esta fruta con un alto valor antioxidante. Además, la granada está especialmente indicada para las personas con hipertensión, ya que está científicamente demostrado que reduce la presión arterial.

Higos

Pese a que pueda parecer lo contrario, esta fruta no tiene tanto azúcar como se pueda creer. Desterrado este mito, es bueno conocer algunas de sus saludables propiedades como su aporte de proteínas, su alta concentración en fibra, así como su composición rica en cobre, potasio, calcio, magnesio y manganeso.

La naturaleza es sabia y en cada estación nos da lo que necesitamos. Por eso es una buena idea para volver a la rutina aprovechar el otoño para cuidarnos con estos alimentos. Y si ya de paso no nos falta un buen puñado de germinados cada día, nuestra salud estará perfecta. Unos alimentos germinados que no solo deben acompañar a nuestra dieta otoñal, sino estar presente durante todo el año como parte de deliciosas y nutritivas recetas.