Destierra esta idea: los germinados no son solo un elemento decorativo más de una ensalada. Este ingrediente nunca debe faltar en nuestra dieta gracia a sus saludables aportes y, para eso, nos podemos ir a cientos de recetas.

Debemos tener presente que los germinados son alimentos vivos y eso supone que su valor nutricional se mantiene intacto hasta el momento de su consumo. Además, como ya hemos dicho en alguna que otra ocasión, los brotes resultan muy fáciles de digerir, son ricos en proteínas, minerales, aminoácidos e hidratos de carbono, y además son hipocalóricos.

Son tremendamente sanos y, para aprovechar aún mejor sus cualidades, se recomienda tomarlos en crudo. Podemos escoger entre una amplia variedad de germinados, combinados o por separado, para platos principales o segundos platos; incluso empezar la comida con una ensalada de germinados es una opción deliciosa y perfecta para cuidar nuestra salud.

Descubre la amplia versatilidad de los germinados en la cocina; algo que ya hacen desde hace siglos en muchos países asiáticos donde estas semillas y granos germinados se consumen a diario y de muy variadas formas: para sopas, cremas, hummus, como guarniciones, como base de batidos, preparaciones con carne (por ejemplo, en albóndigas o hamburguesas vegetales) …

A continuación, te detallamos algunos de los germinados y el “maridaje” perfecto para combinar estos nutrientes tan saludables:

  • Los germinados de alfalfa tienen un sabor suave, además de ser muy resistentes a la hora de cocerlos. Son ideales para añadir a ensaladas o como base de sopas, bocadillos o incluso hamburguesas.
  • Geminados de brócoli: el toque perfecto para tus mariscos, ahumados o en carnes como ternera y pollo.
  • Los germinados que se obtienen de semillas de cebolla son tan suaves que apenas dejan ese característico sabor y olor en nuestra boca. Los de cebollino son fantásticos si te animas a hacer algún plato de cocina japonesa como, por ejemplo, tempuras.
  • Estamos en otoño y los platos de caza son una verdadera perdición estos meses. Y para acompañarlos, nada como los granos germinados de col roja con su potente poder antioxidante.
  • Si lo que quieres es un toque especial y picante en tu plato, anímate con un buen puñado de germinados de mostaza.